Saltar al contenido principal

Salmón Noruego

Salmón Noruego
Fotógrafo: NSEC

Pocas veces se logran reunir en un sólo producto tantas propiedades: beneficios para la salud, protección para el corazón, un sabor delicioso, una presencia permanente y estable en todos los mercados del mundo, un sinfín de propiedades gastronómicas, gustar a grandes y pequeños, la mayor garantía alimentaria, un consumo sostenible... el Salmón Noruego es esto y mucho más.

Los expertos en nutrición coinciden: el pescado es uno de los alimentos clave para lograr una dieta equilibrada. De la gran familia de productos del mar destaca el Salmón Noruego. Sus propiedades saludables, con el Omega 3 como argumento principal, aunque no único, lo convierten en una de las mejores opciones alimentarias, tanto para mayores como para niños.

El Salmón de Noruega es también uno de los pescados más populares del mundo. Gracias a los avances del sector productor noruego, este pescado se encuentra en casi todos los mercados del planeta con las máximas garantías de frescura. Esto, unido a su gran versatilidad culinaria, ha convertido al Salmón Noruego en un habitual de la gastronomía mundial. Australianos, rusos, brasileños, chinos... todos coinciden en señalar el elevado nivel de ese pescado, que combinado con su accesibilidad, lo convierten en idóneo, tanto para la cocina de todos los días como para las grandes cartas de los restaurantes más exclusivos.

Lo mejor de los fiordos para la mejor gastronomía

La orografía, el clima, el frío y el mar han forjado la identidad de los pescadores noruegos. Durante siglos, han aprendido a amar y conservar los tesoros de sus mares. La conservación del patrimonio natural se ha visto reforzada por políticas activas. En el caso de los recursos pesqueros, el desarrollo de la acuicultura ha puesto a nuestro alcance una alternativa real, sólida y viable a la pesca extractiva, permitiendo aligerar la presión que sufren los caladeros salvajes.

El Salmón Noruego es el embajador por excelencia de la acuicultura. Todo el proceso, desde la fermentación de las huevas hasta la llegada al punto de venta, se realiza bajo las condiciones óptimas. El resultado de la suma de todos estos cuidados es un pescado de una calidad inmejorable, el gran aliado de los cocineros del mundo entero, que disponen de una materia prima fiable, constante y estable.

La gran aventura de la vida de un Salmón Noruego comienza en otoño. En ese momento se recogen las hembras para obtener los óvulos, que serán fecundados con un semen seleccionado. Los huevos fecundados se cuidan con esmero hasta su eclosión en primavera. Los alevines, rodeados de una bolsa que sirve para alimentarles durante sus primeras semanas de vida, se colocan en grandes viveros especiales, en los que su alimentación está muy controlada.

Entre los 7 y los 18 meses, el salmón pequeño, que pesa de 50 a 300 g, se denomina "smolt". Durante uno o dos años, estos peces van a evolucionar en parques marinos, en los que la corriente es regular y la alimentación se ajusta a las necesidades de cada etapa, evitando excesos.

Con la cantidad justa de grasa saludable

Aunque está considerado como un pescado graso, el Salmón de Noruega sigue siendo más magro que la mayoría de las carnes, y su grasa representa un importante valor añadido para la salud, por su gran cantidad de ácidos grasos Omega 3. Se trata de una de las sustancias con más beneficios para el cuerpo humano, que necesita suministrarse a través de la dieta, ya que nuestro organismo es incapaz de producir estos ácidos.

En una época en la que las grasas nocivas abundan en nuestro régimen alimentario, opciones como el Salmón Noruego son más recomendables que nunca, por la protección que representan para todo el sistema cardiovascular. Sin embargo, el consumo diario medio de Omega 3 ronda el medio gramo, cuando los científicos recomiendan cuadruplicar este aporte, llegando hasta los dos gramos.

Fuente de minerales

Además de las grasas saludables, los minerales también constituyen un motivo de peso para comer Salmón Noruego. Aunque su presencia sea menor que en la carne, el hierro del Salmón Noruego es de muy fácil absorción. Además, hay que fijarse en el contenido en fósforo, esencial para un buen funcionamiento de las neuronas y de los tejidos del cerebro, cualidades más reconocidas que a menudo eclipsan sus beneficios en la formación y la solidez de los huesos.

Principales nutrientes en 100 g de Salmón de Noruega
Materia magra    31 g
Proteínas           18,4 g
Lípidos               14 a 23 g (según el tamaño)
Glicógeno           < 0,1 g
Vitaminas en 100 g de Salmón de Noruega
Vitamina A        22 mg
Vitamina D        8 mg
Vitamina B12    4 mg
Minerales y oligoelementos en 100 g de Salmón de Noruega
Sodio            57 mg
Potasio         441 mg
Calcio           12 mg
Hierro            0,4 mg
Selenio          0,03 mg
Zinc               0,4 mg
Manganeso    0,01 mg
Magnesio       28 mg
Fósforo          245 mg
Cobre            0,04 mg
Colesterol      66 mg